Propiedades del Diente de León

El Diente de León es una planta distribuida prácticamente en todo el mundo  que se emplea para diferentes trastornos de salud.

El Diente de León tiene un tallo corto y por ese motivo las hojas suelen estar cercanas al nivel del suelo. Las flores son blancas, con forma esférica y sus “pelusitas” se desprenden con facilidad.

El Diente de León se caracteriza por tener propiedades colagogas, es decir, que estimulan las contracciones de la vesícula biliar y favorece su secreción. Además,  se caracteriza por ser un gran detoxificante, un diurético efectivo por su alto contenido en potasio siendo una de las plantas más empleadas para la eliminación de los líquidos retenidos, incluso, el diente de león funciona en casos de retención provocada por trastornos  cardiovasculares.

Por si fuera poco, es un excelente depurador de la sangre, protege  la función hepática, en especial en casos de intoxicación alimentaria. Si además padeces de inapetencia, el diente de león es indicado para contrarrestarla.

Es un excelente tratamiento  contra el reumatismo.  El Diente de León es usado también en la remoción de las verrugas cuando se emplea de forma tópica.

Es de destacar que las hojas del  Diente de León son ricas en vitamina A, C, K, B2 (riboflavina) y en calcio, hierro y potasio, entre otros.

Esta planta se suele  consumir fresca en ensaladas, aunque también se puede incorporar a en jugos al exprimir sus hojas. Se suele recomendar 3 o 4 cuatro cucharaditas al día, según el efecto que se desee destacar.

Si se desea usarlo como depurativo  se prepara una infusión con unos 60 gramos de raíces y hojas de Diente de León y un litro de agua, luego se puede beber un vaso de esta infusión previo a las comidas.

 

 

Tags: , ,

Leave a Reply