El poder curativo de la turquesa

La turquesa es una piedra semipreciosa, con una historia muy amplia. Si bien en la actualidad se la denomina turquesa  antiguamente se la conocía bajo el nombre de Killalith, que significa piedra hermosa, en parsi o fayruz, gema de la suerte, en idioma árabe

La turquesa fue también una  gema muy apreciada por los mayas y los aztecas, quienes adornaban con ellas las efigies de sus dioses, especialmente la de Huitzilopochitli, el dios de la guerrra, que llevaba un peto con adornos de coral y turquesa. A su vez, Quetzacoalt, la divinidad benéfica, llevaba en su mano una serpiente de turquesa, con la que espantaba a Metzli, la luna, para que dejara paso a Tonatiuh, el sol.

También en la antigua Roma la turquesa era la piedra por excelencia para las mujeres, que también la utilizaban molida como adorno para el cabello. A su vez, en Grecia, por el contrario, era usada por los varones, especialmente los varones de mayor edad, ya que se le atribuían poderes preventivos contra los asesinos y los envenenadores.

En la Edad Media la turquesa fue considerada como el símbolo del valor y de la grandeza de ánimo y como tal se convirtió en el talismán de la Sagrada Orden de los Caballeros de Oriente.

La turquesa tiene propiedades curativas y espirituales. Entre ellas se destacan:

La capacidad de la turquesa para actuar en la comunicación y la facilidad de palabra.

La capacidad para potenciar la actividad creadora del pensamiento.

Actúa potenciando la alegría y el bienestar.

Es una piedra apropiada para  para prevenir el clásico mal de ojo, los hechizos y la magia, pues absorbe la energía negativa.

Flexibiliza las actitudes y los patrones de pensamientos demasiado dogmáticos o fanáticos.

Ayuda a ver el aspecto lúdico de la existencia y a contemplar la vida con mayor sentido del humor.

Se destaca por purificar la sangre, por lo que está indicada para el tratamiento de los trastornos circulatorios.

Expulsa del  organismo las toxinas nocivas.

El uso de la turquesa es recomendable para los que sufren de dolores de cabeza, migrañas, cefaleas, así como dolores musculares.

Estimula la pituitaria de un modo beneficioso.

La turquesa estimula la memoria..

Mejora la absorción de los elementos nutritivos, y en ese aspecto es muy útil en los casos de anorexia.

Se utiliza para combatir problemas oculares, de los conductos nasales y las membranas mucosas.

Se destaca por estimular los chakras de la garganta, del corazón, del entrecejo y del plexo solar.

Como habéis notado la turquesa es una gema muy versátil y que es muy aplicada en gemoterapia por sus cualidades para la salud.

 

Búsquedas populares para esta entrada:

  • turquesa propiedades curativas
  • propiedades curativas de la turquesa
  • turquesa propiedades esotericas

Tags: , ,

Leave a Reply