Beneficios y contraindicaciones del reiki

El reiki es muy beneficioso para tratar muchos y variados problemas físicos, como resultado de una prolongada exposición al estrés, o una alimentación carente en nutrimentos. Con la práctica del reiki se pueden lograr cambios a nivel del cuerpo físico, a nivel mental y en el espíritu.

Con la aplicación de la terapia reiki se puede tratar para mejorar en la mayoría de las patologías debido a que es una terapia no invasiva.

Las patologías específicas que se puede tratar con reiki podrían incluir: la hipertensión, trastornos intestinales, úlceras, migrañas o dolores de espalda y cuello, así como otros síntomas generales tales como la fatiga y la depresión. De este modo se puede superar condiciones de infelicidad, pena, soledad y la baja autoestima.

De este modo el reiki puede colaborar a encontrar el equilibrio espiritual y emocional.

El reiki puede ser una terapia apropiada para las personas que cuidan de otros, debido a que su labor y responsabilidad de cuidadores, puede acarrearles una sobrecarga tanto a nivel físico como mental y emocional, de este modo el reiki les ayudaría a canalizar su energía.

El reiki también puede ser apropiado para tratar a pacientes con patologías crónicas para que no se sientan solos, ejerciendo en este caso la terapia de reiki una especie de contención emocional que les brinda seguridad y respaldo emocional. La aplicación de la energía reiki igualmente sería buena para los pacientes paliativos, ayudándoles a afrontar su situación terminal.

Pero, hay ocasiones donde la terapia del reiki no sería apropiada y en ese caso se incluyen a aquellas personas que han recibido algún trasplante de órganos, tampoco es apropiada para personas con enfermedades mentales que no son capaces de responder por sus actos. Tampoco deberían recibir terapia reiki las personas con patologías contagiosas o infecciosas ya que puedan poner en peligro la salud de otras personas, siendo aplicable en estos casos emplear el reiki  aplicado para la curación a distancia.

Igualmente, el terapeuta de reiki nunca debería tratar a ninguna persona cuando él mismo padezca alguna patología contagiosa, o no tenga fuerzas para seguir adelante por sentirse agotado.

 

Tags: , ,

Leave a Reply