Aromaterapia afrodisíaca

El aromaterapia es usado para despertar la pasión, siendo uno de los afrodisíacos más empleados. De hecho el uso de aromas para despertar la pasión es parte de la aromaterapia, ya que el efecto de los aceites esenciales para elevar el libido es uno de los efectos físicos y emocionales más explotados de la aromaterapia.

Una de las propiedades más destacadas de los aceites esenciales es que además del aroma los mismos poseen otros componentes químicos que intensifican la pasión en los humanos.

Los aceites esenciales puedes usarlos para lograr un ambiente romántico o sensual, ya sea en velas, quemadores, jabones y/o productos de baño. Es de destacar que en aromaterapia clínica se emplean aceites esenciales para tratar problemas sexuales, y este hecho denota la potente acción de los aceites esenciales en aromaterapia.


Los aceites esenciales que tienen efectos afrodisíacos son generalmente aceites que estimulan la circulación, son aceites literalmente calientes. Provienen de varias plantas y de varias partes de la planta. Entre los afrodisíacos encontramos especias, flores, raíces y maderas. Sin embargo, son sólo ciertas flores y especias los afrodisíacos más potentes. Entre las especias afrodisíacas se destaca: la canela, el clavo de olor, el jengibre, la vainilla, el anís, el cardamomo, la pimienta, y la hierba buena. Por otro lado, entre las flores afrodisíacas se destacan la rosa y el jazmín.

A continuación describimos los afrodisíacos usados en aromaterapia más destacados:

Jazmín: Conocido como “el rey de los aceite”. En la India se le llama “la reina de la noche” dado que las mujeres usan las flores de jazmín para seducir a sus esposos poniéndoselas en el pelo al caer la tarde. Son usadas en las bodas en guirnaldas por su grato aroma. Se cuenta que cuando los elefantes no se unen se les pone este preciado y caro aceite para motivarlos a reproducirse.

Rosa: La rosa es conocida como “la reina de las flores”. Su fragancia mueve a la seducción. Cleopatra tomaba baños de leche y miel con pétalos de rosas. Al igual que el aceite esencial de jazmín es un aceite muy caro y uno de los más difíciles de obtener puro.

Vainilla: De aroma cálido y dulce. Era el afrodisíaco de los Indios precolombinos considerado digno de los dioses. Se cree que es afrodisíaco porque su aroma nos recuerda de la leche materna. Hay varios estudios de laboratorio que demuestran su efectividad como afrodisíaco.

Jengibre: De olor fuerte y con un fuerte efecto estimulante. Sus efectos afrodisíacos pueden aumentarse mezclándolo con otros aceites.

El clavo de olor: Posee un aroma fuerte y por ese motivo debe emplearse en cantidades bajas.

Ylang ylang: Exótico aceite oriental de aroma dulce y penetrante posee un efecto afrodisíaco profundo. La fragancia del ylang ylang es una de las más versátiles en aromaterapia. Tiene un aroma dulce que generalmente requiere mezclarse para balancearlo.

Para obtener los mejores efectos afrodisíacos puedes usar estos aceites esenciales solos o mezclándolos con otros aceites esenciales. Es importante no usar directamente sobre la piel estos aceites esenciales, ya que los mismos son muy fuertes y pueden ocasionar irritación en la piel. Para evitar irritaciones cutáneas emplea algún aceite portador.

Otra manera de usar los aceites esenciales es diluirlos en el agua de la bañera, o en velas o quemadores para aromatizar el ambiente.

 

 

Tags: , ,

2 Responses to “Aromaterapia afrodisíaca”

  1. Es muy interesante la información publicada.

  2. Estimado personal del Spa Algeciras: Muchas gracias. Me complace saber que la información es de vuestro interés. Saludos cordiales.

Leave a Reply